miércoles, 19 de marzo de 2014

Página 12

Ambos se retiraron antes de que alguien les viera, se marcharon sigilosamente y a las siete habían quedado como siempre en la puerta, que Javier le esperaría y que se trajera los papeles. Mientras se fue a casa dejo las llaves en el recibidor y eran las siete y media y estaba que se dormía, no era capaz que los ojos se abrieran, por lo que decidió tomar un vaso de leche y irse a dormir, ya que a las cinco esperaría a Paco.

Miro a la cama, no sabía si tumbarse o no,  finalmente puso la alarma a las cuatro y media, para asearse y poder estar lo bastante despierto para dar una explicación oportuna.

Cerro los ojos, le costaba sentir el pelo de cada pestaña de los ojos, y finalmente dejo de mirar hacia el techo, juntándose cada pelo con su respectivo pelo, en la habitación solo se podía sentir la inspiración y expiración, al momento empezó a sentir el calor y los poros empezaron a salir al exterior haciéndose notar, como si se tratara de una estación errónea.

Notaba que una y otra vez la misma pesadilla, se sobresaltó y se miró así mismo y se dio cuenta que estaba empapado, incluso se podía sentir esa olor incomoda que provenía de su propio cuerpo, los círculos que se formaban en la ropa como si de un parche se tratara, miro ese objeto que normalmente se tiene situado en la parte superior de las mesitas de noche de la habitación, que cualquiera de nosotros podamos tener, y que nos hace sentir un mal estar, tras su agudo sonido, y nos hace que abramos los ojos, y hace que nos levantemos de forma muy suave y lentamente para cumplir como cualquier ser humano con sus obligaciones, en un lugar que nos resulta frío tras pasar unas horas determinadas en un lugar acomodados, calentitos, tumbados, relajados e incluso felices, porque la mente sigue su propio proceso, pero por su propia cuenta en la que se repasa los aprendizajes que hemos tenido a lo largo de cada uno de los días de nuestra vida y no le acompañamos, ya que nuevamente las ideas es una forma de definirnos, una forma propia de cada uno de nosotros, y al mismo tiempo, nos diferencia.

Se inclinó, se sentó en la cama en el lado derecho, se apoyó con las manos en el colchón para coger impulso y levantarse, tenía el pelo alborotado, las legañas en los ojos y se sentía sudoroso y con los poros por cada minúsculo músculo de su cuerpo y muy cansado, empezó con un primer paso izquierdo y luego el derecho, empezó a caminar hasta el baño, abrió la puerta del aseo, la cerró y abrió el grifo para el agua caliente, luego abrió un poco la fría, para que fuese tibia, puso las dos manos debajo y se la echó a la cara y frotándose, cogió la toalla de manos y se la seco y la hecho en la cesta de la ropa. Se desabrocho muy lentamente botón a botón, se estiro la camisa que quedo por  fuera del pantalón y se quitó lo botones de la muñeca y se quedó a pecho descubierto, se quitó los zapatos, los calcetines, abrió el cinturón, lo estiró al máximo y quito la villa del agujero, y con la mano derecha e izquierda, abrió el botón, se bajó la cremallera, los pantalones . . .

Elevó la pierna derecha, y luego la izquierda, estaba dentro de la bañera cabiz bajo, miro el grifo, cogió el teléfono de la ducha y con la mano izquierda, abrió el grifo, veía como diversas líneas de agua salían del mango, lo coloco en aquel lugar elevado donde se podía sostener el mando para que el agua cayera desde lo más alto, miro hacia arriba mientras sentía la acaricia de cada línea compuesta por diversas gotas recorriendo su cuerpo, cerro el grifo, cogió el champú con la mano derecha y hecho el líquido del jabón a la mano izquierda, colocó la botella en su lugar de origen, la cerró con la mano que tenía libre,  frotándose ambas manos el cuero cabelludo y se podía sentir el agua y la espuma caían sobre él, luego se lavó el cuerpo desnudo con el gel. Subió la pierna izquierda y luego la derecha , giro y vio su albornoz, estiró el brazo y lo cogió, rodeo su cuerpo con él, se marchó a su habitación y se vistió.

 Acaricio la oreja,  miro al espejo y busco  los bastoncillos, y fue al lugar donde conciliar el sueño para vestirse, se puso la camisa, los calcetines, el pantalón, la camisa por dentro del pantalón, se ató los zapatos, estaba preparado para averiguar que le había pasado aquella persona que en un lugar 

domingo, 2 de marzo de 2014

Página 11


Será un gran policía
Ya te digo
¿Y tú novato que tal?
Muy bien, es el primero en su promoción
Vaya, parece que hemos tenido mucha suerte
Si
Mientras en la otra parte los novatos.

¿ En qué puedo ayudarte?
Podrías hacerme una copia del crimen que me encontré
No es de tu jurisdicción, lo sabes, ¿no?
Sí, claro, pero mi compañero y yo lo estamos haciendo para que yo aprenda y así aumentar mi formación
Te lo haré, pero me tienes que prometer una cosa
Claro, dime.
Si te pillan con esto, yo no te lo he dado
Vale
¿Me lo prometes?
Prometido
Ok. Pues tómalo
Gracias por la confianza
De nada
¿Esta tarde haces algo?
Que me vas a pedir una cita jeje
jajaja no, es que he hecho nuevamente investigaciones sobre el reloj
¿ Si? Se puede resumir
Mejor ven a mi casa
¿ A que hora?
¿A que hora sales de trabajar?
Al mediodía
¿ A las cinco te parece bien?
Perfecto
Es que a las siete entro yo a trabajar

¿ Me vas a dar una explicación de que se trata tanto misterio? Preguntaba el jefe forense se queda mirando a Javier, para que este opinara si era de su confianza, si valía la pena contárselo o no, se creó unas décimas de segundo sin ningún ruido, Javier movió la cabeza para asintir y dar su aprobación.
No quiero que salga nada de aquí, ¿me he explicado?
Perfectamente
Como Ud. sabrá hace un par de días hubo el fallecimiento de un hombre, fui yo quien me lo encontré, pero como muy poquito tiempo en el cuerpo no me dejan investigar y quiero ayudar en la medida que pueda.
Yo te haré una copia siempre que pueda para que la puedas tener, además de aprender a investigar, te parece?
Le estaría muy agradecido señor
- Gracias a ti por tu confianza